Bienvenido

Inkan Negro está en operación desde 2014.  Fabricamos enmiendas de suelo basadas en biochar que 1) aumentan significativamente la rentabilidad de la agricultura porque se  mejorar la aprovechamiento de los fertilizantes aplicados a los cultivos y 2) inmovilizar contaminantes como metales pesados en suelos contaminados. Hacemos estas enmiendas convirtiendo los desechos orgánicos municipales y agrícolas en productos útiles con una clara propuesta de valor económico. La ciencia que sostenga nuestro proceso ha sido desarrollada con financiamiento del Gobierno australiano (Ausaid) y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial de las Naciones Unidas. Consulte el siguiente enlace para más información:
http://biochar.international/the-biochar-for-sustainable-soils-b4ss-project/peru/

La inspiración para producir enmiendas para el suelo que contengan biochar proviene de las antiguas civilizaciones que vivían en la Amazonia antes de la llegada de Cristóbal Colón y los europeos. Recientemente los científicos europeos redescubrieron las llamadas Tierras Oscuras Amazónicas:

soil profiles terra preta

Estos suelos ricos en material orgánico carbonizado son, sin duda, hechos por el hombre. La foto de arriba (izquierda) muestra el perfil de un suelo tropical típico. El suelo es de color amarillo debido a que la lluvia ha lixiviado el material orgánico y nutrientes benéficos, dejando atrás compuestos tóxicos e inmóviles como el aluminio, el cadmio y el hierro. El perfil del suelo arriba a la derecha muestra un suelo rico en material orgánico carbonizado hecho por los indígenas originarios de la Amazonia. Estos suelos hechos por el hombre son muy fértiles y el carbono que contienen es altamente estable e incluso favorece la acumulación de nueva materia orgánica. Sabemos ahora que esta práctica fue ampliamente utilizada en la era precolombina. En el gráfico de abajo, cada una de las pequeñas cuadras es un sitio donde los científicos han encontrado estos suelos hechos por los pueblos originarios.

brazil-map

Estamos hablando de millones de hectáreas de tierra en la Amazonia que han sido modificadas con residuos orgánicos carbonizados. Esto demuestra claramente un par de características: 1) la Amazonia fue la sede de una gran civilización avanzada en la era precolombina, y 2) para que ocurra una modificación del suelo a tan gran escala, la práctica debe generar una gran ventaja económica. En Inkan Negro nuestro objetivo es resucitar este conocimiento antiguo e indígena sobre la gestión del suelo de forma viable en la economía moderna.

new-photos-for-the-site-10